Atención al cliente: +56 9 4008 2893

Lunes a viernes: 08:00 - 17:00

¿Ventilación o purificación del aire?
  1. Productos y servicios
  2. Productos ‑ HighPerformance
  3. Purificación del aire
  4. Purificador de aire de alto rendimiento TAC V+

¿Ventilación o purificación del aire? La investigación y la ciencia lo confirman:

Los purificadores de aire protegen más eficazmente contra el coronavirus que la apertura de ventanas

En vista del frío invierno y de las temperaturas exteriores por debajo de cero, se plantea la cuestión de hasta qué punto es práctica y efectiva la ventilación a través de las ventanas recomendada por la Oficina Federal de Medio Ambiente (UBA, en sus siglas en alemán) y la Conferencia de Ministros de Educación como medida de protección contra el contagio. En contra de la opinión de la UBA y de los ministros de Educación de que la ventilación forzada regular es suficiente y de que actualmente no existe una solución técnica mejor para eliminar los aerosoles potencialmente infecciosos de las aulas, por ejemplo, muchos científicos y expertos en aerosoles de renombre internacional recomiendan el uso de purificadores de aire de alto rendimiento con tecnología de filtrado HEPA, de acuerdo con la norma EN 1822, como alternativa más eficaz a la ventilación a través de las ventanas.

La ventilación es problemática y solo es eficaz en condiciones óptimas

Los estudios y resultados citados por la Oficina Federal de Medio Ambiente se refieren sobre todo a situaciones en habitaciones en las que es posible la ventilación cruzada con ventanas enfrente unas de otras. Solo con la ventilación cruzada se produce un buen intercambio de aire. Sin embargo, son muy pocos los edificios y las habitaciones que ofrecen las condiciones necesarias para ello.

¿Ventilación o purificación del aire?

A menudo solo se realiza ventilación forzada y no es posible la ventilación cruzada

La mayoría de las habitaciones, y especialmente las aulas, solo tienen ventanas en un lado, por lo que en ellas solo es posible la ventilación forzada. Sin embargo, el intercambio de aire con el aire exterior se produce mucho más lentamente con la ventilación forzada que con la ventilación cruzada, y esto solo es posible si hay una diferencia de temperatura suficientemente grande entre el aire interior y el exterior o si hay suficiente viento.

¡Aunque las temperaturas sean casi idénticas, sin viento no se produce casi ningún intercambio de aire, por lo que la ventilación a través de las ventanas en verano y en otoño, si este es comparativamente suave, solo tiene un efecto protector si la ventilación es continua! En invierno, con la correspondiente diferencia de temperatura, sí se produce un buen intercambio de aire al principio, pero solo durante un tiempo breve y con efecto decreciente. Debido al aire frío que entra desde el exterior, el interior se enfría gradualmente, de modo que la diferencia de temperatura necesaria es cada vez menor.

El resultado: Durante la ventilación el intercambio de aire prácticamente se detiene.

Sr. Schulte-Mattler, profesor del instituto Apostelgymnasium de Colonia: "En este momento ya hemos mantenido las ventanas abiertas durante 10 minutos y todavía el nivel de CO2 no baja".
Fragmento del programa WDR Markt de 18/11/2020

La mayoría de las veces, sobre todo en invierno se ventilan las habitaciones durante un tiempo demasiado corto para que no se enfríen demasiado. Sin embargo, el intercambio de aire dista mucho de ser suficiente. Esto es lo que declaró Eberhard Bodenschatz, director del Instituto Max Planck de Dinámica y Autoorganización de Göttingen, en Spiegel sobre el tema de la ventilación: "Solo hay que determinar la diferencia de temperatura entre el interior y el exterior. Si hay 10 °C delante de la puerta y 20 °C en el interior, entonces habrá renovado el 50 % del aire en cuanto mida 15 °C en el interior después de la ventilación. Las zonas en las que ... la temperatura no cambia al ventilar, debe evitarse"..

Ventilación forzada contra ventilación cruzada

¿Es realmente suficiente con ventilar?

Con una temperatura exterior de 0 °C en invierno, el 50 % de los aerosoles solo se habría expulsado de la habitación mediante la ventilación si la temperatura de esta fuera de solo 10 °C. Por lo tanto, la afirmación que hace la Oficina Federal de Medio Ambiente alemana en el manual sobre la ventilación en las escuelas, de que la temperatura de la habitación solo desciende unos pocos grados tanto con la ventilación cruzada como con la ventilación forzada, es sumamente cuestionable. Para conseguir los 3 cambios de aire por hora recomendados por la UBA solo de esta manera, habría que enfriar la habitación a 10 °C ventilando 6 veces por hora.

La afirmación de la Oficina Federal de Medio Ambiente de que al ventilar durante 3 a 5 minutos cada 20 minutos "el aire de la habitación se intercambia completamente por aire fresco del exterior tres veces por hora" es, como mínimo, engañosa. En particular, con la ventilación forzada no se produce un intercambio completo y directo del aire de la habitación, sino que se trata de una mezcla del aire de la habitación, usado y cargado de virus, con el aire fresco y puro del exterior. En este proceso, las partículas de aerosol cargadas de virus no se expulsan completamente de la habitación por medio de la ventilación, como sugiere la redacción de la Oficina Federal de Medio Ambiente, sino que su concentración disminuye, como en el caso de los purificadores de aire. La diferencia es que el rendimiento de un purificador de aire es conocido, fiable y ajustable, mientras que la eficacia de la ventilación de las ventanas varía mucho en función de la situación meteorológica.

La ventilación regular aumenta el consumo de energía

Independientemente de su eficacia, las ventanas abiertas son un puro derroche de energía cuando las temperaturas exteriores son frías. Ventilar varias veces por hora enfría el interior, la importante energía calorífica se escapa por la ventana sin ser aprovechada - mientras las personas en el interior pasan frío. Además, cada vez que el aire exterior entra tiene que calentarse hasta ser sustituido por aire frío de nuevo en el siguiente intervalo de ventilación. Esto no solo contradice los esfuerzos de la política nacional para el clima. También supondrá inevitablemente unos costes adicionales inmensos.

La ventilación hace que la temperatura de la habitación esté por debajo de los valores mínimos regulados por la ley

Tanto los empleadores como las escuelas tienen el deber de cuidar de sus empleados y alumnos. Deben garantizar que no sufran ningún daño como consecuencia de temperaturas demasiado altas o demasiado bajas. La normativa laboral A3.5 especifica las temperaturas ambientales saludables de la siguiente manera:

Temperatura mínima en el lugar de trabajo conforme a ASR A3.5

Postura corporal predominante Grado de dificultad del trabajo
ligero medio pesado
sentado +20 °C +19 °C -
de pie / andando +19 °C +17 °C +12 °C

Temperatura mínima en el lugar de trabajo conforme a ASR A3.5

Postura corporal predominante Grado de dificultad del trabajo
ligero media pesado
sentado +20 °C +19 °C -
de pie / andando +19 °C +17 °C +12 °C

Sin embargo, el efecto de la ventilación forzada en invierno no consiste únicamente en bajar unos grados la temperatura interior, como afirma la UBA en su infografía "Ventilar correctamente en la vida cotidiana". La temperatura interior desciende a valores en torno a los 15°C en muy poco tiempo y, por tanto, está fuera de los valores legalmente prescritos.

La ventilación es "ruidosa" y perturba las clases

Según la Oficina Federal de Medio Ambiente el tráfico urbano ha sido durante mucho tiempo la fuente de ruido dominante en Alemania. Según el informe, 2,3 millones de personas en Alemania están expuestas a niveles superiores a 65 dB(A) a lo largo del día. "El ruido del tráfico urbano perturba o molesta a más de la mitad de la población alemana", reza en la página de la UBA, y ese ruido entra en las aulas a través de las ventanas abiertas. Las clases se vuelven más susceptibles a las interferencias del exterior y esto, a su vez, conduce a la falta de concentración, señalan los profesores.

¿Ventilación o purificación del aire?
¿Ventilación o purificación del aire?

El CO2 no es un indicador de la carga vírica en el aire ambiental

El CO2 emitido por los seres humanos es más o menos el mismo cuando respiran en reposo, hablan o cantan/gritan. Sin embargo, la cantidad de aerosoles emitidos depende del número de personas infectadas en la sala y de su actividad. Se exhalan muchas más partículas de aerosol al hablar o cantar que al respirar sin esfuerzo. En consecuencia, la carga vírica en una habitación puede aumentar mucho más rápido que el nivel de CO2. Con estos ejemplos queda claro por qué el valor de CO2 que se mida no permite sacar conclusiones fiables sobre la concentración de aerosoles.

La Oficina Federal de Medio Ambiente también señala en su "Recomendación de ventilación para las escuelas": Una mayor concentración de CO2 no permite hacer ninguna afirmación sobre los aerosoles que contienen virus, pero sí indica que las habitaciones no se han ventilado durante demasiado tiempo y que, por lo tanto, puede aumentar el riesgo de contagio.

Esto también es bastante sencillo y lógico. Si hay 30 alumnos sanos en un aula, la concentración de CO2 aumentará a un ritmo determinado en función del patrón de ventilación. Si ninguno de los alumnos está infectado, la concentración de partículas de aerosol cargadas de virus es baja o nula. Sin embargo, si varios de estos 30 alumnos estuvieran infectados con el SARS-CoV-2, incluso con una baja concentración de CO2 el aula podría tener una concentración vírica que provocara el contagio tras una breve estancia.

Además, los niveles de CO2 aumentan en función del número de personas presentes. Por ejemplo, si en un aula ficticia con 20 personas se tarda 30 minutos en alcanzar 1000 ppm, con solo 10 personas se tardaría unos 60 minutos. Sin embargo, una de estas 10 personas también podría estar infectada. Por lo tanto, incluso con niveles bajos de CO2 existe un alto riesgo de contagio en estas circunstancias.

Los expertos advierten: La ventilación transmite una supuesta sensación de seguridad a costa de la salud

A pesar de las críticas masivas de científicos de renombre, muchos responsables de la toma de decisiones confían en las recomendaciones de la Oficina Federal de Medio Ambiente, que son negligentes desde el punto de vista científico, y que por tanto ponen en peligro la salud de quienes tienen que trabajar o estudiar con las ventanas abiertas a diario. Numerosos estudios demuestran la dudosa eficacia de la ventilación en la lucha contra la propagación del coronavirus.


La investigación y la ciencia lo confirman: Los purificadores de aire protegen más eficazmente contra el coronavirus que la apertura de ventanas

El comportamiento correcto y las soluciones técnicas son actualmente los únicos instrumentos eficaces para contener el proceso de contagio y, por tanto, los costes para el Estado, la economía y la sociedad. 

Un laborioso estudio elaborado por la Universidad Técnica de Delft arroja resultados impresionantes

En una prueba comparativa, investigadores holandeses de la Universidad Técnica de Delft han investigado la rapidez con que se pueden reducir las concentraciones de aerosoles en una habitación mediante ventilación forzada y cruzada, pero también mediante sistemas de ventilación y purificadores de aire.

Resultado: Los mejores resultados se obtuvieron en casi todas las configuraciones de prueba con un Purificador de aire de alto rendimiento TAC V+. Los resultados de las mediciones también demuestran que la ventilación forzada solo permite una renovación del aire comparativamente pequeña.

Aquí puede descargar el estudio completo como PDF.

Aquí puede descargar el estudio completo como PDF

Universidad Técnica de Delft, Países Bajos: La purificación del aire es más efectiva que la ventilación forzada con ventanas o puertas abiertas

Se compararon dos posiciones de colocación diferentes del purificador de aire TAC V+ en la habitación, cada una con tres niveles de potencia (600/800/1200m³/h), con el efecto de una instalación de ventilación y el impacto y la ventilación cruzada a través de ventanas y puertas. Los valores numéricos positivos en la línea marcada en amarillo demuestran que el número de partículas en el aire durante la ventilación forzada a través de dos ventanas abiertas en un lado de la habitación, fueron mayores que en todas las pruebas con el purificador de aire TAC V+.

La ventilación forzada a través de la apertura de ventanas o puertas siempre dio los peores resultados en todas las pruebas.

Hora sin ventilación HEPA 600m³/h
2ª posición
HEPA 800m³/h
2ª posición
HEPA 1200m³/h
2ª posición
HEPA 600m³/h
1ª posición
HEPA 800³/h
1ª posición/h
HEPA 1200³/h
1ª posición
Ventilación mixta 1200m³/h Ventilación mixta 600m³/h Ventilación forzada ventana Ventilación forzada puerta
HEPA 600m³/h
2ª posición
11,8*
HEPA 800m³/h
2ª posición
-299,5* -261,9*
HEPA 1200m³/h
2ª Posición
-287,3* -253,5* 17,8*
HEPA 600m³/h
1ª Posición
-234,0* -211,6* 114,0* 90,1*
HEPA 800m³/h
1ª posición
-248,4* -224,0* 70,9* 53,0* -29,0*
HEPA 1200m³/h
1ª posición
-313,2* -273,0* -98,3* -67,0* -146,9* -101,6*
Ventilación mixta 1200m³/h -184,8* -171,8* 165,8 144,8 62,8* 86,6* 191,1*
Ventilación mixta 600m³/h -147,7* -140,0* 252,3* 223,4* 130,0* 152,3* 279,6* 57,8*
Ventilación forzada ventana 105,3* 98,6* 192,8* 191,0* 178,3* 182,9* 196,3* 165,7* 153,9*
Ventilación forzada puerta 194,7* 177,0* 378,5* 373,2* 345,6* 353,8* 385,5* 318,3* 297,0* 5,8*
Ventilación cruzada puertas y ventanas -269,5* -238,6* 91,3* 55,0* -51,0* -14,5* 147,1* -113,7* -192,2* -185,7* -363,5*
Diagrama "Carga vírica en la habitación a lo largo del tiempo"

Centro de Investigación Aeroespacial Alemán: La ventilación no surte el efecto deseado en la lucha contra el coronavirus

En un estudio reciente, el Centro de Investigación Aeroespacial alemán también investigó la eficacia de la ventilación a través de las ventanas recomendada por la Oficina Federal de Medio Ambiente.

Según Prof. Dr. Ing. Markus Raffel, el problema de la ventilación a través de las ventanas es que "incluso con todas las ventanas abiertas de par en par, no se producen las tasas de renovación del aire que necesitaríamos para eliminar de forma fiable los aerosoles que podrían contener virus de la habitación".

Ventilar cada 20 minutos durante 5 minutos significa: 90 % del tiempo sin ventilación

Con una ventilación de desplazamiento perfecta, como promedio la carga de virus solo pudo reducirse en algo más de la mitad (55%). ¡En la práctica (ventilación mixta) se consigue mucho menos!

¡Vea el vídeo ahora!

Professor Dr. Christian Kähler: Comentario sobre el "Plan de ventilación en las escuelas" de la Oficina Federal de Medio Ambiente

"Para reducir el riesgo de infección en las aulas, la UBA y sus asesores recomiendan utilizar la ventilación libre. Se recomienda abrir completamente todas las ventanas durante 3 a 5 minutos cada 20 minutos y "después de cada clase durante todo el tiempo del receso, también durante la estación fría". Se dice que esto solo disminuirá la temperatura de la habitación en "unos pocos grados" y que la temperatura volverá a subir rápidamente después de cerrar las ventanas. Al fin y al cabo, el objetivo de la medida es conseguir "tres cambios de aire" por hora.

No se justifica por qué tres cambios de aire por hora sean suficientes para un virus potencialmente mortal. [...]No se puede evitar la sospecha de que la UBA y sus asesores intentan difundir sus opiniones, no fundamentadas técnicamente, para ofrecer a otras instituciones la legitimación de sus acciones. ¡Esto es fatal, porque los que sufren las consecuencias son los niños, los jóvenes, los profesores y los padres! Innumerables padres, profesores y también asociaciones de profesores muy bien informados se han rebelado públicamente contra las recomendaciones de la UBA. Que la UBA y sus asesores ignoren por completo la inteligencia colectiva es incomprensible".

Enlace directo al estudio
Cita de Prof. Dr. Kähler en relación con los purificadores de aire